13 Beneficios de la escritura terapéutica

La escritura terapéutica nos permite:

  • Afrontar las emociones generando una sensación de liberación instantánea.
  • Desahogarnos, sentir calma, ya que tiene un efecto catártico.
  • Procesar, asimilar, integrar lo que nos está ocurriendo, una pérdida, una situación de ansiedad, el miedo, etc.
  • Conocernos mejor, ya que todo lo que hacemos, nos refleja y escribir, nos permite vernos desde otra perspectiva. Leernos luego, es una manera de escucharnos y de tomar conciencia de las distintas situaciones que vamos atravesando. 
  • Aclarar nuestra mente, ordenar las ideas, los pensamientos, tomar consciencia de nuestras emociones, tener en claro lo que queremos.
  • Mentalizarnos, programarnos para lograr lo que queremos ya que mejora el aprendizaje, según la pirámide del aprendizaje de William Glasser, las personas asimilan mejor lo que escriben que lo que escuchan o lo que ven, porque escribir implica un mayor ejercicio de las partes sensomotoras del cerebro, por lo que hay más oportunidades de alojar información. 
  • Tomar perspectiva, ver lo que te sucede desde otro lugar y poder otorgarle un sentido. Al escribir nos distanciamos del problema. Esto nos alivia porque nos damos cuenta de que no somos el problema, sino que el problema está fuera de nosotras, y esto lo vuelve gestionable.
  • Mejorar el estado de ánimo, disminuyendo los síntomas de ansiedad y depresión.
  • Reduce la rumiación de pensamientos, permite quitar la atención del factor externo, ambiental o de los propios pensamientos y centrarse en lo que hay detrás (lo que provoca la ansiedad o emoción que estemos experimentando).
  • Reforzar la autoconfianza, la motivación y la resiliencia.
  • Obtener una sensación de placer al entrar en el proceso creativo de buscar formas de expresar nuestras emociones, segregamos sustancias químicas relacionadas con el placer.
  • Dar un nuevo sentido a nuestra historia, permite cambiar la narrativa, generando una que nos resulte más amable con nosotras mismas. 
  • Facilita el equilibrio emocional, porque pone en marcha ambos hemisferios cerebrales (la parte creativa, emocional y la racional, crítica, estructurada), que cuando se interrelacionan facilitan la regulación del sistema límbico.

 

Te invito a animarte a comenzar a escribir y ver qué sucede, si quieres algunos ejercicios para comenzar, te los dejo en este artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola! Soy Rocío, escríbeme ahora
Hola
¿En qué puedo ayudarte?