Crioterapia facial “casera”

Crioterapia facial casera para activar tu nervio vago. Aquí te explico cómo hacerla en casa y sus beneficios.

Método Wim Hof y crioterapia facial casera

Quizás has oído hablar del método Wim Hof. En resumen, se trata de utilizar la respiración para meterse en agua helada y controlar el momento mediante respiración y meditación. Es una forma de crioterapia, no solo facial, sino de todo el cuerpo, cuyo objetivo es mejorar el sistema inmune.

La mejora del sistema inmune se produce al adaptar el cuerpo al frío. Otro efecto es la estimulación del organismo para generar su propio calor. Con la vida moderna, hemos perdido esa habilidad debido al uso de abrigo, calefacción y otras medidas que inhiben nuestra capacidad de sentir la temperatura externa.

Cuando nacemos, tenemos una cantidad de grasa parda, que actúa como la central térmica del cuerpo humano. Esta grasa nos ayuda a generar energía y regular la temperatura corporal. Es una grasa «buena» que vamos perdiendo a medida que dejamos de usarla, debido a las costumbres de la vida moderna.

Por este motivo, se recomienda dejar a los bebés con los pies y las manos descubiertos para que puedan identificar la temperatura exterior y adecuarse a ella. Los niños que se abrigan mucho de pequeños suelen tener más frío y les cuesta regular la temperatura de mayores.

Los nórdicos dejan a sus bebés en cochecitos al aire libre, incluso en las guarderías duermen fuera. Lo hacen porque saben que así entrenan su sistema inmune.

Incorpora la crioterapia facial casera en tu rutina para obtener beneficios similares.

Beneficios de la crioterapia facial casera

 Se han realizado varias investigaciones sobre este método y sobre la crioterapia, que han avalado sus beneficios. Si quieres leer un poco más te dejo este enlace. También puedes explorar algunos vídeos de personas haciendo crioterapia y hay muchas experiencias que se hacen en grupo a las cuales puedes apuntarte.

Otra vez, los nórdicos hacen esta crioterapia de manera natural, nadando en aguas frías, incluso en pleno invierno y suelen gozar de muy buena salud. Supongo que tener el frío tan disponible, los ha llevado a investigarlo y a aprovecharlo más. 

Por otro lado, mediante la crioterapia facial se logra estimular el nervio vago con todos sus beneficios que ya hemos visto en este artículo.

Hay quienes no se atreven una crioterapia de cuerpo entero, ya que meterse en una bañera llena de hielo puede ser algo desafiante. Para ellos existe el face dunking o crioterapia facial casera.

La cara es una de las partes del cuerpo de mayor influencia para el sistema nervioso. Haciendo la crioterapia facial casera, estimulamos de manera rápida y efectiva el nervio vago para lograr los beneficios esperados.

Beneficios de la crioterapia facial casera:

  • mejora el sistema inmune.
  • estimula el nervio vago con todos sus beneficios.
  • tiene un efecto desinflamatorio y mitiga los signos del cansancio.
  • aporta energía y foco durante el día.
  • mejora el aspecto de la piel


¿Cómo hacer la crioterapia facial casera?

Es muy simple:

  • Poner agua fría en un bowl y agregar hielo.
  • Cuando se derritan, el agua estará bien fría y es momento de meter la cara dentro desde la frente hasta la barbilla.
  • Deja la cara dentro durante el tiempo que puedas aguantar. Si al principio no es mucho, no te preocupes, ve paso a paso. Haz este paso unas 3 veces.
 
La vida moderna tiene muchas cosas buenas, pero también considero una oportunidad recordar cómo es nuestra naturaleza y rescatar todo aquello que podamos del funcionamiento natural. Sobre todo si nos aporta salud y bienestar y lo podemos adaptar a nuestra vida moderna.
Este biohack es muy simple de hacer, recomiendo hacerlo cada día por la mañana para establecer el hábito. También puedes usarlo en momentos puntuales.
 

Pruébalo y luego me cuentas!

Si quieres más biohacks como este, puedes buscarla a ella: Melina Vicario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola! Soy Rocío, escríbeme ahora
Hola
¿En qué puedo ayudarte?