Regular el Sistema Nervioso

Aprende a regular el sistema nervioso, activar el nervio vago y calmar el estrés y la ansiedad. Te comparto aquí 13 técnicas fáciles.

El sistema nervioso puede reprogramarse. Esto lo he explicado en este artículo La reprogramación, para completarse, implica un proceso en el tiempo. Pero además, puedes regular el sistema nervioso, en situaciones puntuales.

Regular el Sistema Nervioso mediante técnicas para activar el Nervio Vago es una herramienta poderosísima para el día a día, aunque ya verás que son técnicas más simples de lo que imaginas.


La clave para regular el sistema nervioso: activar el nervio vago

Como hemos visto en otra entrada de mi blog  y en este texto, la rama ventral del nervio vago participa en la regulación de ciertas actividades del organismo. Estas actividades nos permiten alcanzar un estado de relajación y una óptima conservación de energía (ni muy activas ni hipoactivas), reduciendo el estrés o la ansiedad.

Para activar esta rama del nervio vago, necesitamos sentirnos seguras. A su vez, su activación nos permite conectar socialmente y lograr esa seguridad. En resumen, el sistema que fomenta la creación de vínculos seguros también impulsa el bienestar físico y psicológico.

Aunque las personas pueden activar esta rama del sistema nervioso de manera natural, cuando ha habido trauma o muchas situaciones de inseguridad, puede resultar más difícil. En estos casos, puede ser útil aprender algunas prácticas para entrenar la activación del nervio vago y regular el sistema nervioso.



¿Cómo activar el nervio vago y regular el sistema nervioso? 13 técnicas fáciles

Te comparto algunas prácticas para todos los gustos. Estas 13 técnicas pueden ayudarte a activar la rama ventral del nervio vago y así poder regular tu sistema nervioso. Puedes usarlas combinadas o ir variando cada día para no aburrirte.

Técnicas 1 a 6 - Cuerpo y respiración

  • Incorpora pausas: cada vez que lo necesites, frena, respira, vete de la situación, cambia el escenario.
  • Re-acomoda el cuerpo: baja los hombros, suelta el pecho y la mandíbula, levanta la barbilla. Cierra los ojos, suspira varias veces (con sonido) y acomoda un poquito el cuerpo con una sacudida.
  • Respira hacia la intensidad: Inhala y envía el oxígeno a la zona donde sientas más intensidad en ese momento. Sé consciente de ese oxígeno que acabas de enviar a todo tu cuerpo. Hazlo varias veces.
  • Respira para relajarte: inhala y exhala por la nariz intentando que la exhalación sea más larga que la inhalación. Siente cómo al inspirar te llenas de energía y cómo te relajas al exhalar. Hazlo 10 veces.
  • Lávate la cara cada mañana con un bowl con agua helada (aquí te explico cómo).
  • Hazte un auto-masaje: en los pies, en tu espalda sobre tus hombros. Hay muchos vídeos en Youtube donde puedes aprender a hacerlo.

Técnicas 7 a 9 - Movimiento y actividad física

  • Ponte de pie, sube y baja los talones con constancia durante varios minutos. Al mismo tiempo puedes ir soltando el aire con suspiros.
  • Túmbate y lleva la punta de los pies hacia adelante y hacia arriba dejando los talones en el mismo lugar. Repite varias veces.
  • Muévete como prefieras. Puedes hacer temblar tu cuerpo, sacudir cada parte durante bastantes minutos, bailar o directamente hacer ejercicio.

Técnicas 10 a 12 -Emociones y conexión

  • Piensa en algo que te haga sentir mucho amor. El amor y el miedo no pueden sentirse al mismo tiempo. Genera a propósito la situación de afecto.
  • Canta:  alguna canción que te haga sentir alegría. También puedes cantar mantras, hay muchos en Youtube o en Spotify.
  • Visualiza. Cierra los ojos y recuerda momentos donde has sido feliz y has sentido calma y seguridad.

Técnica 13 - Naturaleza

  • Conecta con la naturaleza. Toca las plantas, la hierba, huele las plantas, pisa el suelo descalza. Respira y siente los aromas de las plantas. Si no puedes ir a un sitio donde haya naturaleza, puedes mirar imágenes durante un rato y conectar con ellas. Se consciente de cada detalle.
 

2 técnicas más para regular el sistema nervioso

Como extra, te dejo estas dos técnicas aún más fáciles para regular tu sistema nervioso y activar tu nervio vago:

  • Autoabrazo: Abrázate colocando tu mano derecha en la axila izquierda y tu mano izquierda sobre tu hombro derecho. Quédate así por varios minutos, incluso puedes acariciarte.

  • Balanceo: Como hacen las mamás con sus bebés. Haz un movimiento suave pero constante durante varios minutos, como si estuvieras meciendo a un bebé o moviendo su carrito.

Estas prácticas pueden ayudarte proporcionando más momentos de equilibrio, calma y conexión con el presente a tu día a día. También son útiles si detectas que sueles reaccionar de una manera no deseada ante ciertas situaciones, ayudándote a calmarte y frenar la respuesta.

Espero que estas técnicas te sean útiles. Si te interesa este contenido, puedes seguirme para ver más cada día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola! Soy Rocío, escríbeme ahora
Hola
¿En qué puedo ayudarte?