En otro artículo compartí algunas reflexiones personales sobre lo desafiante que puede ser la maternidad. En este te cuento para qué puede servir ir a un círculo de madres y cómo puede mejorar tu vida de madre reciente asistiendo a uno.

Si aún no sabes lo que es un círculo de mujeres, te dejo este artículo.

Está demostrado que el ser humano necesita vivir en comunidad. Esto mejora su salud física y mental. Antiguamente se vivía en tribus. Se criaba con una red de apoyo que sostenía a la madre. En la mayoría de los casos, en la vida moderna, esto se ha perdido. Y aunque algunas madres, abuelas, tías nos aconsejen, lo más probable es que ellas, hayan criado de una manera muy diferente a la que nosotras queremos hacerlo hoy. Sencillamente porque lo hicieron en otra época, en otro contexto, con otra información y otro nivel de consciencia.

Ir a un círculo de madres puede darte el espacio para contar con este apoyo. 

Sobre todo si eres madre primeriza y reciente, la maternidad puede darte varias sorpresas. Algunas buenas y otras no tanto. Probablemente quieras hacerlo de la mejor manera parar darle lo mejor a tu bebé. Sin embargo, para lograrlo se necesita apoyo.

Para que una mamá de lo mejor a su bebé, debe estar bien. Por eso recomiendo, ocuparte de tí. La maternidad implica una transformación para toda la vida.

En los primeros meses de ser madres, una red de apoyo de otras madres es fundamental. Es importante contar con personas que nos escuchen, entiendan sin juzgar y compartan sus experiencias. Esto es lo que hacemos en un círculo de madres recientes.

Durante un tiempo organicé círculos de madres. Mi propuesta era un espacio donde formar una tribu, donde poder apoyarse en otras mujeres y poder maternar y maternarnos juntas.  Se trata de sostener a la mamá para que pueda sostener a su bebé.

Actualmente lo hago a demanda. Si tienes un grupo de madres que necesitan este espacio y te gustaría que lo dinamice, contáctame. También monto los círculos a demanda para crianza.

Un círculo de madres puede brindarte estos beneficios:

  • Apoyo en la transición a madre, ya que implica una transformación total.
  • Sentirte comprendida por otras mujeres que viven lo mismo que tú.
  • Sentirte aliviada al ver que otras también sienten lo mismo.
  • Pertenecer a una red de confianza.
  • Calma al obtener pautas sobre lo que es normal.
  • Guía para saber cómo actuar.
  • Herramientas de gestión emocional.
  • Acompañamiento en el proceso.
  • Ayuda a resituar la identidad femenina, conciliando ser mujer y ser madre.
  • Visibiliza la maternidad real.
  • Rompe el aislamiento.
  • Ofrece contención.
  • Crea solidaridad y sororidad.
  • Promueve alianzas, ayuda mutua y vínculos de amistad.
  • Previene la psicopatología mediante el apoyo del grupo.
  • Favorece la adaptación psicológica y social a la maternidad.
 
 
La maternidad nos obliga a evolucionar, y aceptar esto es el primer paso para disfrutarla.

Si quieres un acompañamiento personalizado en este camino, te acompaño!

Sígueme para más contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola! Soy Rocío, escríbeme ahora
Hola
¿En qué puedo ayudarte?